Compromisos / 23 mayo 2021

Amelia Serrano: «En FAIN o trabajas seguro, o seguro que no trabajas»

Amelia Serrano lleva en FAIN 23 años. Es, sin duda, el alma de nuestra empresa en materia de Prevención de Riesgos Laborales (PRL). En esta entrevista nos relata los principales riesgos a los que cada día se enfrentan los trabajadores de nuestro sector, cómo es la formación que impartimos en FAIN para prevenir accidentes y cuál es nuestra hoja de ruta ante cualquier infortunio.

1. Trabajas como Técnico de Prevención de Riesgos Laborales en FAIN. ¿Cómo fueron tus inicios?

Empecé en FAIN en 1998 y tuve que vivir el único accidente mortal que ha habido en FAIN y que me llevó a estudiar el Máster de Técnico Superior en PRL. Me dije: «Esto no puede volver a pasar».

En el 2008 implantamos el Servicio de Prevención Propio, primero para Madrid, al año siguiente para el resto de FAIN y al siguiente nos certificamos en OHSAS18000. En estos días estamos de auditoría para cambiar a ISO45000 sobre Sistemas de Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo.

También participamos en el Grupo de Trabajo de la FEEDA con el resto de empresas del sector y colaboramos en la creación de material formativo para poner en común y compartir.

2. ¿A qué riesgos está expuesto un profesional de ascensores?

El oficio de ascensorista está expuesto a todos los riesgos incluidos en la PRL: cortes y golpes con herramientas y materiales, sobreesfuerzos y posturas forzadas por la dificultad de espacios para trabajar, contacto eléctrico, atrapamientos con partes móviles, caídas al mismo y diferente nivel, riesgo por conducción continuada de vehículos y uso de productos químicos. Además, destacaría el trato con el público como un riesgo más y un factor de estrés laboral.

3. ¿Cuales son las principales causas de accidentes entre trabajadores de ascensores? 

Según los datos recogidos por FEEDA en el 2020, las causas más frecuentes de accidentes son los sobreesfuerzos por posturas forzadas, mantenidas, etc. ya que el recinto del ascensor es muy estrecho y obliga a adoptar posiciones incómodas y mantenidas en el tiempo. 

A esa combinación de riesgos se le unen posibles excesos de confianza y falta de concentración al tener que tener en cuenta tantos focos de peligro a la vez. 

Desde luego, no es fácil ser ascensorista por la competencia profesional que se necesita y la alta concentración que exige este oficio durante toda la jornada.

4. ¿Qué hace FAIN internamente para minimizar esos riesgos? ¿Está dando buenos resultados?

En FAIN estamos muy concienciados con el objetivo CERO accidentes, desde el Director General, pasando por los Directivos, Responsables y todos los trabajadores. Nuestro lema de «Por una vuelta a casa sin lesiones» es un mantra que resuena en nuestro cerebro en todo momento.

Mensualmente realizamos Reuniones de Seguridad, que impartimos primero a los Responsables Técnicos y luego transmitimos grupo a grupo.

El contenido de las Reuniones se basa en recordar las Reglas de Seguridad; explicamos con fotos y testimonios los incidentes ocurridos; y, por último, compartimos datos de siniestralidad a nivel nacional y alguna píldora informativa nueva relacionada con la seguridad.

Los resultados no son homogéneos: tenemos Delegaciones con CERO accidentes desde hace más de 6 años y otras a las que les cuesta más mantenerse  en cero. En cualquier caso, la implicación de toda la plantilla en este aspecto es indudable.

5. ¿Cuál es el protocolo a seguir cuando un técnico sufre un accidente?

El técnico debe comunicar a su Responsable que abandona su puesto de trabajo y se le tramita el volante de asistencia a la Mutua. Una vez se incorpora de vuelta a su puesto de trabajo, se realiza la investigación del accidente para incluirlo en la siguiente Reunión Mensual y ponerlo en conocimiento de todos los compañeros. Tras esto, se mantiene una entrevista con sus Responsables y el Director General. En esta cita se vuelve a repasar lo ocurrido, intentando discernir cómo podría haberse evitado, con el fin de que no vuelva a ocurrir.

Los técnicos agradecen mucho esta entrevista, pues aprecian el valor que damos tanto a su salud como a su seguridad. En las siguientes reuniones, se comparte lo aprendido con el resto de la plantilla. Además, en muchas ocasiones son estos incidentes los que nos dan ideas para organizar una formación ad hoc para todos los técnicos en la que profundicemos más en ciertos aspectos.

6. En materia de PRL, ¿qué nos diferencia de la competencia? ¿Aún tenemos margen de mejora?

Que los resultados no nos acompañen no quiere decir que lo estemos haciendo mal o peor que otros. La prevención es una carrera de fondo y debe quedar en el ADN de nuestros trabajadores como ponernos el cinturón de seguridad al subirnos a un coche.

Debemos trabajar seguros, no por miedo a sanciones sino porque nos preocupa la salud de las personas y porque debemos volver a casa, al menos, en el mismo estado con el que salimos.

Esta misma política la aplicamos con nuestras subcontratas, haciendo un seguimiento estricto tanto de su actividad en el tajo como a nivel documental para confirmar que son empresas responsables. 

En FAIN, o trabajas seguro o seguro que no trabajas: esto va para los trabajadores y para nuestras subcontratas.